Fui a montar con Reaper Lords, el club de motociclistas más grande de Grand Theft Auto

Y en el camino aprendí algunas lecciones de respeto, humildad y hermandad. Porque para estos jugadores, esto es más que un juego.