Termina el mandato de Duterte. Pero puede postularse para vicepresidente.

Los críticos dicen que el líder que envejece solo está tratando de aferrarse al poder.