Intenté unirme a la Legión Extranjera Francesa

A fines del año pasado, decidí que sería una buena idea unirme a uno de los únicos ejércitos compuestos principalmente por ciudadanos extranjeros. Un boleto de avión de ida, un par de escalas y 22 horas de viaje más tarde, me encontré en Aubagne, Francia.